Contenido integro de los estatutos de la Cofradía de Amigos de los Nabos

 
Capítulo I. Naturaleza, fines, denominación y domicilio
Artículo 1. Al amparo de la Constitución Española en su artículo 22 y a tenor de lo dispuesto en la Ley Orgánica1/2002 de 22 de marzo, reguladora del derecho de asociación, se constituye la Cofradía de Amigos de los Nabos de la Foz de Morcín, como una asociación independiente, democrática, lúdica, filantrópica y altruista, que gozará de personalidad jurídica propia y con plena capacidad de obrar y actuar. Artículo 2. La cofradía, que carece de ánimo de lucro, se define como Amigos de los Nabos de la Foz de Morcín, para su defensa, consumo y disfrute, así como para la promoción de todos los ritos y costumbres que en su honor se celebren, especialmente las vinculadas al patrono san Antón, el día 17 de enero de cada año. Artículo 3. El ámbito de la cofradía será provincial, sin perjuicio de que la mayor parte de las actividades se celebren en la Foz de Morcín y también en otras localidades del Principado, España o el extranjero, con ocasión de viajes, hermanamientos, invitaciones, etc. Artículo 4. El domicilio social, cómo no, será en la Foz de Morcín, en la legendaria tienda de Ultramarinos Cá Sariego (Casa Sariego), ubicada en la avenida de Naveo, número 1. Artículo 5. La cofradía, que no persigue actividades ni fines lucrativos, gozará de personalidad jurídica y patrimonios propios, y, sin menoscabo de lo explicitado en el artículo 2, tendrá como elementos básicos de actuación:
  • Impulsar todas las actividades relacionadas con la festividad de San Antón, especialmente las vinculadas al aspecto lúdico-cultural y gastronómico.
  •  Fomentar y divulgar el conocimiento la festividad y nuestro pueblo.
  •  Investigar y recuperar viejas y perdidas tradiciones relacionadas con san Antón y los nabos, como la puya, la procesión, los cánticos medievales y juegos de la carteta y el monte.
  • Relacionarse y compartir similares proyectos con otras entidades de semejante naturaleza.
 

Capítulo II. Órganos directivos

Artículo 6. Son órganos directivos la Asamblea General, la Junta de Gobierno, el Cofrade Mayor (presidente) y el Cofrade Canciller (vicepresidente). Artículo 7. Basado en la inspiración democrática de la cofradía, el órgano supremo es la Asamblea General y entre sus reuniones la Junta de Gobierno. Artículo 8. La Asamblea General ordinaria se celebrará anualmente, a ser posible en los dos primeros meses del año, en el día y hora que señale la Junta de Gobierno, con comunicación a los cofrades con quince días de antelación, y en ella se aprobarán cuentas, presupuestos y demás puntos que se planteen debidamente. Artículo 9. La Asamblea General Extraordinaria se planteará cuantas veces sea necesaria, siempre que la convoquen las dos terceras partes de los cofrades o cuando la Junta de Gobierno, por razones de urgencia, lo estime conveniente. Artículo 10. Las modificaciones de los Estatutos se realizarán en la Asamblea General Ordinaria o Extraordinaria, con la mayoría de los votos de los presentes. Artículo 11. La Junta de Gobierno estará compuesta por el Cofrade Mayor (Presidente) el Cofrade Canciller (Vicepresidente), el Cofrade Notario (Secretario) y el Cofrade Contador (Tesorero), así como por los Cofrades (Vocales) a los que en Asamblea General se les asigne una actividad como biblioteca, comunicación, archivo, etc., siendo el número mínimo de vocales 2 y el máximo de 6. En las sucesivas Juntas de Gobierno siempre estarán integrados, de forma vitalicia, los Cofrades fundadores Se reunirá a petición del Cofrade Mayor o del Cofrade Canciller, por lo determinado en la Asamblea General o a petición de sus integrantes. Quedará constituida cuando asista la mitad más uno de sus miembros y para que sus acuerdos tengan validez deberán ser adoptados por mayoría de votos, siendo necesaria la concurrencia, al menos, de la mitad de sus miembros. En caso de empate, el voto del Cofrade Mayor será de calidad.